Actualmente, estamos viviendo más que nunca en un mundo audiovisual, donde las circunstancias de la nueva normalidad nos han obligado a encontrar en las redes sociales útiles e imprescindibles herramientas para relacionarnos, tanto personalmente como empresarialmente. Así, cada vez dependemos más de nuestra habilidad para actualizarnos en cuanto a su uso.

Debido a esas nuevas formas de relacionarnos, el home office, las negociaciones, las ventas o los emprendimientos hacen que pasemos una gran cantidad de tiempo expuestos a millones de imágenes que siembran ideas sobre cómo debemos aprender, comprar, trabajar o emprender.

Anteriormente, las marcas sólo hablaban y el público escuchaba. No existía una “conversación” real, sin embargo, actualmente las marcas y los usuarios pueden comunicarse sin ningún tipo de restricción, ni de tiempo ni de espacio. Y más aún, es más factible analizar y dar seguimiento en forma detallada a esa comunicación para mejorar la relación con sus clientes porque son ellos mismos quienes buscan esa interacción a través de las redes.

Considerando que físicamente las empresas no podrían interactuar con todos sus clientes, las redes proporcionan una forma muy valiosa para estar en contacto con ellos de forma inmediata y eficaz. De ahí la importancia de que los negocios y sus marcas necesitan tener presencia en las redes sociales a través de contenidos interesantes y dirigidos a sus audiencias.

Cada marca necesita una estrategia de contenidos de lo que la empresa necesita hacer visible. Para ello, es necesario buscar personas que la sigan y que estén al tanto de sus novedades y publicaciones.

Por ejemplo, de acuerdo a algunos estudios, casi el 80% de las personas online usan Facebook, es decir, más de dos mil millones de usuarios activos mensualmente. Es una red un poco informal pero efectiva. No precisamente es necesario hacer contenidos sobre el negocio o la marca. Aquí es muy importante la creatividad para publicar temas de interés que sirvan para enganchar a tu audiencia con temas novedosos o de actualidad. Te recomendamos realizar producción de video para tu contenido.

Respecto a Linkedin podemos decir que es una red social profesional y formal. Los contenidos principalmente deben estar relacionados con temas laborales, de crecimiento profesional o referentes a la industria y del mercado de trabajo. También pueden publicarse tips para emprendimientos o posteos más reflexivos adecuados a la audiencia.

Instagram es una red social actual, de mensajes cortos que tiene un alcance de millones de usuarios. Esta red es más visual. Los contenidos deben ir acompañados de imagen o video. Es importante cuidar la imagen y la estética de la empresa o de la marca. Debe crearse un estilo propio que haga que se identifique como una publicación profesional. Es recomendable contar con un diseñador que ayude a crear imágenes apropiadas y profesionales de acuerdo a la audiencia a la que se quiera llegar. Te sugerimos preparar las imágenes que usarás y realizar toma de fotografías profesionales.

Esta red social es propicia para motivar la interacción de los seguidores y para lanzar consignas para que las personas respondan y participen por un incentivo en particular.

Twitter es una red que principalmente se enfoca a la información, cuyo objetivo es vincularse no sólo a una audiencia determinada, sino además a interactuar con medios y estar al tanto de las novedades para ser el primero en compartirlas y generar conversaciones. La recomendación es hacer búsquedas diarias para ver diversos temas de actualidad, especialmente de los hashtags del rubro de la empresa.

No debe olvidarse que la audiencia necesita razones para seguir a la empresa o a la marca y para ello, deben construirse contenidos de interés.