A partir del 1° de junio, nuestro país ha vuelto a la “nueva normalidad”. Se reactivan las industrias de la construcción, la minería y la fabricación de equipos de transporte.

Desafortunadamente la realidad es incierta, y según las autoridades estamos reiniciando esta “nueva normalidad” en la mayor intensidad de la pandemia. Los pronósticos oficiales han quedado lejos de la realidad, sin embargo y a pesar de ello, miles de personas volverán a sus empleos paulatinamente.

Por eso, condúcete con cautela, cuida a tu familia, infórmate y no te confíes.

La pregunta es: cómo será ese regreso para los que vivimos en nuestro país, y especialmente en el valle de México? Muy riesgoso, así que sólo con conciencia colectiva, responsabilidad y con las medidas sanitarias pertinentes, podríamos salir adelante de esta pandemia.

Lava tus manos con frecuencia y no te toques la cara. El jabón desintegra la capa de grasa que rodea al virus. Lo destruye.

Debemos tener muy presente no saludar con contacto físico, es decir, no darnos la mano, besar a las personas o abrazarlas. Trata siempre de conservar la sana distancia. Esta práctica nos puede llevar algún tiempo asimilarla, pues responde a una muestra de afecto a la que estamos acostumbrados.

Cómo primera medida obligatoria todos tendremos que usar cubrebocas. Y si se acude a espacios públicos o cerrados se recomienda el uso de goggles o careta. Asimismo, se recomienda no usar accesorios de joyería, como aretes, cadenas o pulseras, debido a que los objetos y superficies metálicas son susceptibles a alojar al virus durante varias horas. Así como la corbata. Se recomienda evitar el uso de bigote y barba, ya que podrían ser reservorios del virus y de otros microorganismos; además, evitan que el cubrebocas se adhiera a la cara. Si tienes cabello largo, es recomendable que lo recojas.

No olvides mantenerte a distancia de tus compañeros o empleados. Es fácil olvidarse de ello. Independientemente que los lugares de trabajo estén marcados, visualízate siempre a distancia no menor a 1.5 metros de los demás y evita reuniones de varias personas.

Seguramente a tu llegada te tomarán la temperatura, y en caso de presentar una temperatura mayor a 37° da aviso, porque entonces tendrás que volver a casa y dar seguimiento para evitar y controlar posibles contagios, incluso en tu propia familia.

Además, se ha insistido por todos los medios, en no olvidar estornudar en un pañuelo desechable o en el ángulo interno del brazo, y cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar. No podrá escupirse, y en caso necesario, hacerlo en un pañuelo desechable, meterlo a una bolsa de plástico y tirarla a la basura.

Limpia cualquier superficie metálica, barandales, manijas de lavabos y puertas. Si usas algún tipo de transporte público o taxi, usa tu cubrebocas y gel antibacterial o alcohol al subir o al bajar de éste. Desinfecta billetes y monedas, éstas también alojan al virus por algún tiempo.

Independientemente de los protocolos de higiene y sanitización de la empresa, es recomendable que prepares un pequeño kit de limpieza. En un pequeño maletín, puedes llevar contigo un frasco de gel, cubrebocas de repuesto, jabón, toallitas húmedas, un pequeño atomizador con una preparación de agua con cloro o alcohol, y hacerte a la idea que, en adelante, formará parte de tu equipo de trabajo. Por ejemplo, limpia el teclado de la computadora antes de usarlo, tu escritorio y algunos otros dispositivos que tengas que manipular, como el celular, además no los compartas con otros compañeros. Si acaso tienes que utilizar algún mecanismo checador o máquina de teclado (digital o de botones), límpialo antes de usarlo y posteriormente lava tus manos.

Otra de las medidas sanitarias obligatorias que se tomarán en los centros de trabajo será el uso de tapetes desinfectantes, los cuales serán colocados a la entrada de los edicifios o instalaciones.

Todos estos procedimientos implicarán más tiempo, aún cuando haya horarios escalonados, sobre todo en lugares donde hay muchos empleados. Cerciórate de tomar tus tiempos para adaptarte a éstos, porque seguramente harán un poco más lento tu acceso a tu lugar de trabajo.

Infórmate sobre los protocolos

de ambientes seguros y limpios de tu empresa. Los

elementos de protección que serán de acuerdo al tipo de trabajo que realices. Las

disposiciones para el uso de espacios comunes, del servicio de comedor o del

transporte, en caso de utilizarlos, del procedimiento de atención a clientes, protocolos

de asistencia médica al interior de tu empresa.

Es importante mantener una buena comunicación entre jefes y compañeros. De esta

manera todo el personal estará alerta ante alguna sugerencia para evitar brotes y

contagios.

Esperamos te sean de utilidad estas consideraciones y que las compartas con tus más

allegados, para ayudar a formar una conciencia colectiva en la que todos nos

cuidemos y disminuyamos el riesgo de brotes de contagio en nuestros centros de

trabajo. Es por ti, es por todos!!!